viernes, 6 de mayo de 2016

ALTA RUTA CHAMONIX-ZERMATT, EXTENSIÓN SAAS FEE

Una vez acabada la Alta Ruta, teníamos planeado continuar hasta Saas Fee.
Saliendo de Zermatt
Sale un día esplendido, así que salimos de Zermatt camino del Refugio Britannia pasando primero por el Strahlhorn (4200).

Como Zermatt está a unos 1600 metros, hacemos un A0 (Metro Alpin y telesilla hasta Blauherd) para ganar unos metros y llegar hasta el Hotel Fluhalp, donde ponemos pieles para iniciar la subida por el Fidelglestcher.
A0
Si obviamos los remontes mecánicos deberemos añadir otros 800 metros de desnivel aproximadamente, así que subiendo al Strahlhorn nos echamos a la saca casi 3000 positivos, habrá que tenerlo en cuenta para empezar pronto y llegar a cenar al Brittania.
Buenas vistas...
Subimos por el valle que delimita la morrena lateral del glaciar, hasta que la cosa se pone complicada para el foqueo y bajamos al glaciar justo antes de desviarnos a izquierdas y coger el valle que nos lleva al Adlerpass.

Remontando el valle de la morrena
A la derecha vemos el Pico di Jazzy, otra buena opción para echar un día haciendo base en Zermatt.
Seguimos por el valle bastante tendido hasta la base del Adlerpass.
Bajando hacia el Fidelglestcher
Remontando hacia el Adlerpass con el Liskam y Monte Rosa de fondo
Ultimo tramo antes de afrontar la subida al Adlerpass, el que limita con la barrera rocosa
Subiendo al Adlerpass. De derecha a izquierda Breithorn, Castor, Pollux, Liskam y  Monte Rosa
Desde el Adlerpass nos quedan unos 400 metros de desnivel hasta el Strahlhorn (4200), que hacemos con crampones.
Últimos metros antes del Adlerpass
Muy al tanto en este tramo final ya que se trata de un domo sencillo pero guarda bastantes grietas que pueden darnos un buen susto.

Camino del Strahlhorn
Al tanto grietas!!!
Un tramo final de arista nos deja en la aérea  cruz de la cumbre.
Arista final
Cumbre!!
Bajada por el mismo lugar hasta las tablas y descenso franco y tendido por el glaciar camino del Refugio Britannia.
Bajando hacia el Adlerpass
Bajando hacia el Britannia, a la izquierda el Strahlhorn
Antes de llegar al Refugio nos queda una pequeña subida de propina.
Rimpfischhorn
El refugio es muy acogedor, podremos cargar móviles y relojes y tenemos una tablet en la planta baja para consultar la meteo.
Al día siguiente vuelven a dar malo, así que aprovechamos para hacer unos metros y estirar las piernas por la cercana estación de Saas Fee, ya que hay un camino marcado con balizas que en unos 40 minutos nos deja en el collado de acceso.
El forfait de la estación por cierto, por si se os ocurre echar un día malo es prohibitivo (74 euros).
Saliendo del Britannia con 60 cm  nuevos
Por la tarde empieza a nevar y en unas 6 horas se acumulan 60 cm nuevos.
Camino del collado que da acceso a la estación Felskin
Para el último día teníamos planeado el Allalinhorn, pico de 4000 metros pelaos que domina la estación y desde allí bajar a Saas Fee y dar por terminada la travesía.
Amanece otro día perfecto, pero ha caído tanta nieve que todo está demasiado cargado, así que con cuidao iniciamos la marcha hacía la estación.
Empezamos a oir explosiones (están  limpiando a golpe de dinamita toda la estación) y la estación está cerrada y sin pisar.
El helicóptero trabajando a destajo
Probamos un par de palas de acceso a la ruta del  Allalinhorn, nadando como podemos en un mar de pow...
Subimos hasta el punto mas alto de la estación (3600) y damos por finalizada la ascensión, riesgo de aludes 4 y unas palas de acceso al Allalin que no dan ninguna confianza.
Bajada trepidante hasta Saas Fee, con la estación para nosotros solos.
El domo del Allalinhorn nos dice adios como consolación todo el dominio para nosotros
En la Oficina de Turismo damos por finalizado el periplo con una llamada al taxi y dos horas después estamos en Argentiere dándonos una merecida ducha y reencontrándonos con nuestros calzoncillos limpios.
Muy recomendable extensión si vamos con tiempo, que amplia el recorrido, y en la que podemos incluir dos o tres cimas dependiendo de la meteo, todas muy esquiables.
Track de la ascensión al Strahlhorn desde Zermatt.

domingo, 1 de mayo de 2016

ALTA RUTA CHAMONIX-ZERMATT-DIA 4º-VIGNETTES-ZERMATT

Después de la llegada a Vignettes entre la ventisca, la cosa se recrudece. El viento sube a 70km/h y la visibilidad pasa a ser nula, así que viendo el panorama y teniendo en cuenta que aquí tenemos chimenea y ponen brownies de postre, nos quedamos un día a la espera de mejoría.
Saliendo de Vignettes
Igual que nosotros el resto de grupos guiados que confluyen desde la otra ruta también pasan el día aquí, así que cuando sale el parte meteorológico de la tarde que prevé viento flojo, todo el mundo está preparado para salir disparado en cuanto amanezca.
Detalle de tramo final a Vignettes, la llegada al refugio por la izquierda de la arista
Se suceden conversaciones-¿que vais a hacer, a que hora salís?-vamos que nadie quiere ser el primer pringao en abrir huella.
Nos lo tomamos con calma y salimos los últimos del refugio.
A la caza de la serpiente camino del Col D Éveque
El plan es gorronear huella al menos los dos primeros collados, ya que la mayoría de los grupos no bajarán a Zermatt, se quedan en Bertol ó Schobielhut.
Ya en la subida al col D Éveque, que es muy tendida y llevadera, nos puede el ansia y adelantamos a todos los grupos salvo a dos.
Iniciando el descenso desde Col D´Eveque
A los otros dos, tres chicos de Chamonix y un grupo de suizos los cazamos en Col de Mont Brulle, los segundos se hacen los locos y dejan a los franceses abrir el camino al Col.
Comenzando la subida a Col de Mont Brulle, al fondo Col D´Eveque
Aquí tomamos distancia ya que existe peligro de alud y nos damos un par de zetas.
Desde el Col sigue una bajada tendida a izquierdas hasta otro pequeño collado desde el que accedemos remando al valle que nos llevará a Valpelline.
Coronando el Col de Mont Brulle
Aquí ya nos toca a nosotros. Se echa la niebla así que ponemos a un muñeco delante al que vamos guiando con el GPS, y así en un rato llegamos a Valpelline con visibilidad nula.
Esperamos un poco al grupo de suizos (uno lleva la chapa de guía y digo yo que conocerá la bajada bien) pero como se hacen los locos empezamos a bajar encordando a los dos primeros siguiendo el track de Elkale (gracias otra vez).
Bajando por el Glaciar de Stockj, cuando volvieron a dar la luz
En un tramo creo ver huella, pero diez metro mas adelante lo que veo es una raspa de sardina que muestra que han retrocedido. Afinamos la vista y siguiendo un poco mas allá de la raspa vuelvo a ver vestigios de traza.
Un poco después la niebla se disipa y empezamos a disfrutar del acojonante glaciar donde nos encontramos.
Ya sobre la traza, nos quitamos la cuerda y empezamos a alucinar con la bajada. Palas a 50º donde asoma el hielo del glaciar y algún paso por debajo de barreras de seracs de esas que te recuerdan lo pequeñito que eres y lo poco que costaría barrerte de un soplido...
Asi de pequeñito te sientes...
Pasado esto, la cosa suaviza y poco a poco llegamos a la parte del Glaciar de Zmutt donde la pendiente se vuelve casi plana y toca afinar el trazado y remar para aprovechar la inercia.
Llegando al final de lo bueno, toca remar y no perder velocidad
Oimos y vemos alguna avalancha proveniente del zócalo del Cervino, que tenemos a nuestra derecha.
Llegamos a la conexión con la carretera donde descalzamos para remontar a pie poco menos de un kilometro y conectar con la estación de esquí.
Aquí cojemos a los responsables de la huella que hemos seguido, después de una carrera a cara perro y paso patinador, les damos las gracias entre jadeos claro.
¡¡¡Zermatt!!!
Una bajada trepidante por la estación nos deja en el principio del pueblo y como somos unos flipaos continuamos hasta la iglesia donde nos marcamos un sprint (cabrones!!!).
Ya está. Hemos llegado a Zermatt a pesar del tiempo y disfrutando, será que somos  masocas, pero sentimos que hemos recorrido una Chamonix-Zermatt diferente, solitaria y auténtica.
Mañana seguiremos hasta Saas Fee, pero eso será otra historia...
Valorando distancias y en vistas de que no hemos encontrado información para hacer la ruta en tres etapas y desconocíamos la zona, para alguien motivado y en forma, propongo:
-1ª Argentiere pueblo-Bourg Saint Pierre (unos 2200 positivos mas transfer taxi)-2ªBourg Saint Pierre-Refugio Chanrion (otros 2400)-3ªChanrion-Zermatt (2100 positivos), estudiarla a ver que os parece.

lunes, 25 de abril de 2016

ALTA RUTA CHAMONIX-ZERMATT-DIA 2º y 3º BOURG SAINT PIERRE-REFUGIO DE VALSOREY-REFUGIO VIGNETTES

Salimos del Relais D´Arpette y continuando la pista hacia el fondo del valle, en cinco minutos de esquiada estamos en la base de la estación de esquí, donde nos espera el taxi para llevarnos a Bourg Saint Pierre.
El segundo A0 de la travesía. Taxi de Champex a Bourg Saint Pierre
Media hora y 120 euros más tarde estamos en la curva de la carretera  donde empieza el camino hacia los refugios de Vélan y Valsorey.

Alud de fondo en la parte baja del valle. Este en el lado izquierdo.
Parece que podremos subir con tablas, pero tras una cuantas maniobras de esquí-pradera decidimos portear un rato hasta unas cabañas desde donde hay continuidad de nieve.
Ladera derecha, barrida por las avalanchas
Por el camino nos llaman la atención las grandes avalanchas que han barrido la parte derecha del valle y que hace unos años se llevaron por delante a cinco esquiadores franceses. Ya sabeis por la izquierda del valle aunque haya que portear un rato.
Saliendo de la garganta
Llegamos a una llanura desde donde ya es visible la Cabaña Velán a nuestra derecha y desde allí entramos en una breve garganta, en la salida de esta ya es visible el Refugio de Valsorey arriba a nuestra izquierda.
Remontando la pala hacia el refugio
Remontamos la pala de unos 800 metros de desnivel que nos quedan hasta el refugio, en su parte final hay un pequeño corredor en el que nos hundimos hasta la ingle para abrir huella. mejor rodearlo por la izquierda por una pendiente más moderada que permite subir con tablas.
Fria llegada al Refugio donde nos espera Isabelle la guarda.
Estamos solos, ya que es domingo y la previsión es mala.
En el refu la estufa del comedor (la única) está apagada. Se lo decimos a la guarda y le hecha un tronco de mala gana.Subimos a la habitación y está a cuatro grados. Se lo comentamos y nos dice que se ha averiado la calefacción por el aire, (creo que para cuatro gatos que somos se la han ahorrado).A la lista de comodidades se añade el servicio exterior que con la ventisca te deja un frescor interior difícil de explicar.
El "apetecible" servicio con vistas
Pasamos la tarde pegados a la estufa, hasta la hora de la cena. La cena correcta, sin excesos y el precio como todos los demás refugios, 65 euros media pensión, un robo para el servicio que dan. El termo de té no es gratis como habíamos leído, 2 euros por persona y te lo llevas frio.
Tardamos unas cuatro horas. Etapa de transición que no tiene mas gracia que aproximar al Plateau du Couloir.

Camino al Plateau Du Coloir
Al dia siguiente salimos hacia arriba tras tomarnos un desayuno con el café frio y el pan como aglomerado.
Aunque hace bastante viento, hay un claro justo en el Plateu du Colouir así que salimos a probar.
Ese es todo el sol que íbamos a ver en tres días
Subimos hacia el Plateau  y parece que no sopla tanto. No hay huella, así que tras un rato pasamos de tablas a crampones y toca trazar ruta.
Saliendo al Plateau
Este año la salida mas evidente al Plateau es justo por la mitad de la cornisa, un tramo de unos 50-55º que encontramos con buena nieve.
Duras condiciones en el Plateau
El ambiente es acojonante, el Plateau ha sido barrido totalmente por el aire que ha estado soplando estos últimos días.
Ponemos tablas para hacer una breve bajada antes del inicio de la subida al Col de Sonadon que hacemos con las tablas puestas.
Nueva transición y aquí nos alcanza la niebla (justo en el momento mas jodido, Ley de Murphy), así que tiramos de GPS y delicadeza para trazar un descenso en ligera diagonal a la derecha sobre una barrera de seracs de esas que dan respeto.
Disfrutando de la bajada al Mont Durand una vez pasado el tramo delicado
La travesía acaba en una pala desde la que bajamos hacia el Glaciar de Mont Durand, ya con visibilidad y viendo el muro que hemos sorteado. ¡¡¡Ambientazo!!!
Bajando por el Glaciar de Mont Durand
Seguimos bajando por el Glaciar de Mont Durand. Por el camino perdemos un poco el rumbo y nos pasamos el desvio al Epaule Du Mont Avril, así que nos toca remontar por un corredor hacia este hombro por el que cambiamos de vertiente y llegamos a Charmontanne.

Entrando a la garganta que da acceso al Glaciar de Otemma
Desde Charmontanne, cogemos una garganta corta pero expuesta a la caída de hielo, así que sin prisa pero sin pausa la atravesamos y llegamos a las morrenas del Glaciar de Otemma.
Ya solo quedan ocho monótonos kilómetros de subida tendida por el glaciar, donde tendremos tiempo de sobra de poner en orden nuestras ideas.
Al final el tiempo empeora así que hacemos una llegada de las  épicas  al refugio de Vignettes, al que llegaremos desde un collado que sube  a la izquierda del glaciar y sorteando la cresta en la que está colgado por su izquierda.

Maratoniana  etapa reina de la travesía, que  nos dejó mas que satisfechos.

Los tracks de esta y las otras etapas en la guía práctica.